Un día, cuando yo no era yo, sino "El husmeador" o "Juan el de Cartajima", escribí unas palabras sobre un poema de Ángela Vallvey. Más tarde ella triunfó y, como novelista, fue galardonada con el Premio "Nadal" de novela. Otro día, 5-3-2002, escribí un Copo sobre su obra "Los estados carenciales", aún lo tiene "colgado" en su web. No sé cuando, en una selección de poemas de "Capitanes de tiniebla" me dedicó un poema. Tal vez un milagro. Le estaré eternamente agradecido.

Angela Vallvey

EL LOBO CELESTE

(Sirio, Alfa del Can Mayor)

A José García Pérez

 

Es noche cerrada en la frontera

y siento el frío de la luna

perlar de mansa escarcha mi torpe corazón.

Crece ante mis ojos una flor de durazno,

el arrullo del viento,

en el centro del cielo de esta tierra extraña

a la que el mar no llega.

 

Huelo el aguanieve del Norte,

al Sur sangrientas nubes, en el Este

la faca salvaje de la Luna de Octubre.

Por el Oeste, nada, aunque quizás

buenas intenciones.

 

Hasta hoy, nunca me había perdido,

ni escuché el eco de tu nombre

hablar tendido en mi memoria.

 

Me esfuerzo en recordar, pero mi pensamiento

es una grulla solitaria, no tiene rumbo fijo,

vaga como arrastrado por un agua turbia

que corre y que me aleja, siempre

me aleja de mi hogar.